viernes, 29 de noviembre de 2013

Sobre el ataque a la Catedral de San Juan


Valga como testimonio y compense el atroz silencio de toda la prensa liberal.
Por no mencionar a los señores Obispos.

San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo
contra las perversidad y asechanzas
del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tu príncipe de la milicia celestial
arroja al infierno con el divino poder
a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada